Pelea de pulpos. Octopus vulgaris. Cefalopodos.org
Pelea de pulpos. Octopus vulgaris. Cefalopodos.org
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

PELEA DE PULPOS: LUCHA POR UNA NASA

Los autores Giambattista Bello y Vitor Antunes acaban de publicar un interesante y bonito artículo científico en el que narran ¡una pelea de pulpos! El artículo, titulado “An agonistic encounter in the wild between two adult males of Octopus vulgaris, narra visualmente, mediante fotografías, la encarnizada lucha entre dos pulpos de roca (Octopus vulgaris). El salvaje enfrentamiento se da en plena naturaleza, concretamente en aguas al sur de Lisboa (Portugal). Los dos machos se encontraban a 17.5 m de profundidad.

Pulpo comiendo tranquilamente en la nasa. Fuente: Bello y Antunes, 2020.

Uno de ellos se hallaba tranquilamente comiendo en una nasa fantasma posada sobre el lecho marino cuando, de repente, un segundo pulpo se acercó a él de forma agresiva, mostrando sus colores de guerra.

Pelea de pulpos.  Octopus vulgaris. Cefalopodos.org
Ambos pulpos enzarzados en plena refriega. Fuente: Bello y Antunes, 2020.

Los ocho brazos de cada uno de los contrincantes se enlazaron en un abrazo mortal durante el lapso de un minuto, tras lo cual se separaron. La historia tiene final feliz. Claramente, el primer pulpo, el que estaba sitiando la nasa desde el inicio, fue el ganador, manteniendo su ventaja sobre el alimento que había en la trampa. El segundo pulpo, el precursor de la pelea, parece que salió casi ileso, sin más que una leve herida en uno de los brazos.

Esta encarnizada batalla tuvo, además, espectadores. Varios peces pululaban alrededor de ambos pulpos mientras se llevaba a cabo la rencilla. Quizá estuvieran esperando su oportunidad para aprovechar los recursos que quedaban atrapados en la nasa.

Pelea de pulpos.  Octopus vulgaris. Cefalopodos.org
Con los espectadores de la refriega. Fuente: Bello y Antunes, 2020.

Los patrones de coloración y posturales de ambos contrincantes durante esta pelea de pulpos son descritos detalladamente en el artículo.

Este es posiblemente el encuentro agonístico mejor descrito entre dos machos adultos de Octopus vulgaris, como los mismos autores mencionan en el artículo.

Las nasas fantasma

Las nasas fantasma (ghost octopus traps) son un acuciante problema que sigue dándose en las costas de cualquier región donde se dé la pesca del pulpo. Estas trampas se colocan en el fondo del mar durante varios meses, tras los cuales se recogen con los trofeos dentro. Desgraciadamente, muchas de estas nasas se pierden y abandonan en el mar, donde son auténticas emboscadas no sólo para los pulpos, sino para todo tipo de animales que rondan por la zona (langostas, calamares, sepias, …).

Las nasas comerciales son estructuras rígidas de hierro fundido con forma de jaula, cubiertas con una malla de polipropileno. En ellas se deja una abertura con forma de embudo por la que entra en animal. Para la construcción de las nasas más “caseras” se utilizan botellas, embudos, cilindros o conos para la abertura. Es importante añadir pequeñas vías de escape para que los animales más pequeños puedan escabullirse de ellas.

Nasa con un pulpo dentro. Foto de David Doubilet.

La técnica en la que se basan estas trampas es sencilla. En el interior de la jaula, se colocan atrayentes químicos como cebo, como puede ser la carnada, a cuyo reclamo acuden los cefalópodos. Los animales son incapaces de volver a salir.

Las nasas son un tipo de trampa que se utiliza en la pesca artesanal y sostenible de pulpo, al igual que la pesca con anzuelo y sedal. La alta demanda de pulpo en la gastronomía hace que, en ocasiones, se recurra a una pesca intensiva con técnicas poco favorables para la sostenibilidad de nuestros océanos. La clara ventaja de la pesca con nasa es que en ella sólo entran algunos animales, es decir, que es selectiva. Así, no nos llevamos arrastras a otros que se encuentren cerca, como pasa con la pesca con redes. La pesca con nasa evita la captura masiva y sin control de estos inteligentes cefalópodos, lo que podría llevar a su merma.

Las nasas y el fouling

Durante el tiempo que estas trampas permanecen en el fondo marino, se suele dar un proceso de fouling en su superficie, como el que se da en los cascos de los barcos. El fouling es la acumulación de material orgánico en superficies sólidas que han quedado expuestas de forma continua al agua de mar.

Barco con fouling bajo la línea de flotación.

En las mallas de estas jaulas, suelen incrustarse y adherirse percebes, poliquetos, algas, entre otros organismos, reduciendo la eficacia de captura de la trampa, ya que la vía de entrada para los animales se ve bloqueada. Los pescadores suelen limpiarlas con agua a presión tras recogerlas, para poder reutilizarlas en la siguiente temporada de pesca. Los organismos adheridos a las jaulas mueren, entonces, durante el proceso.

Respecto a los animales capturados en el interior de la nasa, es habitual que, una vez elevadas y en la cubierta del barco, se compruebe si han quedado atrapados cefalópodos que no cumplan con la talla mínima de captura u otro tipo de especies marinas que no tienen interés pesquero, para devolverlos al mar. O así debería ser.

Como curiosidad, en Japón se conoce también como «Trampa del pulpo» a un tipo de cardiomiopatía: Takotsubo. Esta afección también se conoce como «síndrome del corazón roto», y es una rara condición que resulta de períodos de extremo estrés físico y/o emocional.

Nosotros no queremos romperle el corazón a nadie, ya que la pelea de pulpos tuvo un final feliz y ambos contendientes salieron “por brazos” a seguir con sus cosas de pulpos.

Puedes leer el artículo en este enlace.

¡LA NATURALEZA ES MARAVILLOSA!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *