Argonauta argo. Por Comingio Merculiano (1845–1915) in Jatta Giuseppe.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

A LOS CEFALÓPODOS TAMBIÉN SE LES DEDICAN POEMAS

Queremos compartir contigo este interesante y bellísimo poema de Jen Rouse, dedicado a los cefalópodos y que aborda la cognición, la memoria y la conexión de los cefalópodos. ¡Disfrútalo!

THE CEPHALOPOD SPEAKS

I should stop throwing out this net of neurons, crackling at the point of touch, move forward shuffle back close in and engulf. There’s always the moment of devour and retreat because those egos are simply too irresistible (also indigestible).
How they sputter like neon, begging with their giant riotous eyes for understanding, collapsed by my ability to look back.
Isn’t it always about being seen? Can you make your skull glow? Of course I will hold your hand— I have so fucking many. How else should I spend my time?
Here are the rules of engagement: We will look at each other and turn slightly when the longing becomes too uncomfortable. I will reach out first because I am not a coward. You will enjoy being wanted. I will remain here behind a fortress of shells, this den at the bottom of the ocean. You must always remember: I do not need your air. 

EL CEFALÓPODO HABLA

Debería dejar de desperdiciar esta red de neuronas, que, crepitando en el punto de contacto, se acercan y entrelazan. Siempre hay un momento para devorar y echarse atrás porque esos egos son simplemente demasiado irresistibles (también indigeribles). Cómo chisporrotean como el neón, rogando con sus gigantes ojos revoltosos para comprender, colapsado por mi habilidad para mirar atrás. ¿No se trata siempre de ser visto? ¿Puedes hacer que tu calavera brille? Por supuesto que te sostendré la mano… Tengo jodidamente tantas. ¿De qué otra forma debería pasar mi tiempo? Aquí están las reglas del combate: Nos miraremos el uno al otro y nos giraremos ligeramente cuando el anhelo se convierta en algo demasiado incómodo. Me acercaré primero, porque no soy un cobarde. Disfrutarás al sentirte deseado. Me quedaré aquí detrás de una fortaleza de conchas, esta guarida en el fondo del océano. Debes recordar siempre que: no necesito tu aire.

¡LA NATURALEZA ES MARAVILLOSA!

Fuente: Jen Rouse (2018). The Cephalopod speaks (El Cefalópodo habla). Mississippi Review , Vol. 46, No. 1 & 2, THE 2018 PRIZE ISSUE, p. 33.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *